El Hogar

El objetivo general del Proyecto, es atender el proceso del niño/a y/o adolescente, así como del grupo humano al que pertenece, hasta resolver la problemática que determinó la derivación a la institución, promoviendo su pronta reinserción, de manera tal que “la familia” recupere a sus hijos, como el niño la convivencia con ella; en tanto se supervisa la integralidad de su desarrollo.

El objetivo primordial, es albergar EL INTERÉS SUPERIOR DEL NIÑO, y la búsqueda del logro de su desarrollo como SUJETO SOCIAL DE DERECHO, desde donde se lo resignifica como actor capaz de construir su historia, mejorar sus condiciones de vida, y expresar libremente sus opiniones.

Son éstos los términos, en que se ha pronunciado la normativa vigente internacional, a través de la Convención de los Derechos del Niño, basada en el reconocimiento a la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables, de todos los miembros de la Familia humana. Sabido es que en ella se reconoce que los niños, niñas y adolescentes, necesitan para desarrollarse, de una Familia, un ambiente de felicidad, amor y comprensión, y de ser educados en los ideales del espíritu, paz, tolerancia, libertad, igualdad y solidaridad.

Las bases del “quehacer” del Proyecto Socioeducativo del Hogar Amanecer, es justamente asegurar, la búsqueda de la concreción de estos derechos fundamentales, proporcionando la dirección y orientación apropiadas para el ejercicio de los mismos.

Todas las personas que desde algunos años conocemos el Hogar Amanecer, si hoy nos acercamos a observar el trabajo que desde esta casa se realiza fácilmente podemos reconocer algunas diferencias.

Como expresamos al comienzo, en la descripción del Objetivo General del Proyecto Socioeducativo, el trabajo actual está enmarcado en los principales cambios conceptuales que emergen de la Convención de los Derechos del Niño/Niña y Adolescente a nivel regional y mundial.

Lo que siempre permanece en nuestro trabajo, es el deseo de cumplir con los mandatos de Dios sobre los niños y los más débiles, el amarlos, respetarlos, protegerlos y sobre todas las cosas sembrar en ellos la preciosa semilla de la Palabra de Dios, para que sus vidas puedan estar guiadas por ella. Para ello, desde ambas Iglesias, estamos siempre en incesante búsqueda de recursos humanos que compartan su Fe, conocimientos y testimonios.

El Hogar Amanecer nace como una necesidad de dar cobijo, protección, amor a niños que llegaban a sus puertas, con el tiempo, por distintas circunstancias se llega a realizar un convenio con el Estado para seguir cumpliendo con este trabajo, recibiendo apoyo económico desde el mismo.

Es que cada vez más, se requería de mayor lugar y recursos humanos para atender a todos los niños que llegaban; como consecuencia de la situación social y económica de nuestro país. Grandes transformaciones estructurales: sociales, económicas, políticas, educativas, iban dejando a muchas familias sin trabajo, sin vivienda, sin acceso al sistema educativo, produciéndose un acelerado deterioro en la calidad de vida de una numerosa población. A esta situación, en los últimos años, se sumó el creciente consumo problemático de sustancias que genera factores de riesgo mayores en relación a la seguridad y derecho a una vida digna de los niños/niñas y adolescentes.

Estos niños y jóvenes comenzaron entonces a llegar directamente derivados del Instituto Nacional del Niño y el Adolescente que interviene en las familias cuando se dan en éstas ciertos indicadores como:

  • Deterioro físico
    • signos de desnutrición: bajo peso y talla,
    • desarrollo físico y motor inferior a la edad cronológica,
    • evidencia de malos tratos,
  • Estado de vulnerabilidad psico-social del grupo familiar que implique una situación de riesgo,
    • negligencia
    • abandono voluntario
    • violencia física, psicológica, sexual
    • manifestación de conductas adictivas de progenitores (alcohol, drogas)

Es así que nuestro Hogar comienza a atender a estos niños y jóvenes que su familia no podía ó no sabía cómo cuidar.

Entendemos que el alejamiento de un niño de su familia representa la punta de un iceberg; cuando intentamos conocer la problemática que envuelve el caso, descubrimos una familia que necesita ser cuidada. Creemos que cuando la familia consigue acceder a los programas de protección y reconocer su propia red personal y social tiene la posibilidad de cumplir su papel esencial: ofrecer cuidado y protección a sus miembros.

Desde el Hogar Amanecer, con nuestras dos modalidades de trabajo, Residencial y de Trabajo en Contexto Sociofamiliar desarrollamos todas las tareas que son necesarias para garantizar esa protección integral.